Alimentación de las hortalizas

Alimentación de las hortalizas

El Huerto en tu Balcón: Alimentación de las hortalizas (Botánica II) Hemos hablado en otros post de los tipos de sustratos. Una de las características relevantes era la cantidad de nutrientes que contenían. En el post de hoy, vamos a hablar sobre estos nutrientes y cómo de importantes son para las plantas en general, ya que de ellos depende la alimentación de las hortalizas. Macronutrientes y micronutrientes Las hortalizas necesitan una cantidad de energía para poder crecer, desarrollarse y reproducirse. Esta energía es obtenida mediante procesos que consiguen sustancias de su exterior, las cuales se sintetizan para obtener la energía necesaria. Estas sustancias son llamadas nutrientes. Existen dos tipos de nutrientes: los macronutrientes y los micronutrientes. La diferenciación radica en la cantidad relativa de dichos nutrientes en los tejidos vegetales. Así, los macronutrientes son los elementos que están presentes en los tejidos vegetales por encima del 0,1 {d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227}, y el resto se denominan micronutrientes. Los macronutrientes de las hortalizas y de las plantas en general son los siguientes: Nitrógeno (N) Fósforo (P) Potasio (K) Magnesio (Mg) Azufre (S) Calcio (Ca) Los macronutrientes más importantes, junto con el carbono (C), hidrógeno (H) y el oxígeno (O), son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, y son los constituyentes mayoritarios de las moléculas que forman la estructura de las plantas. A continuación, damos unas pinceladas sobre cada uno: Nitrógeno: es un nutriente que está relacionado con muchas funciones de las plantas, pero su papel más importante lo desempeña en la síntesis de la clorofila, ya que forma parte de esta. Es un nutriente muy soluble y que tiene una alta capacidad de ser almacenado...
Caléndula

Caléndula

El Huerto en tu Balcón: Caléndula (Salud Hortalizas II) En este post, volvemos a hablar de la salud de las hortalizas. Y vamos a hablar de otra planta con flor que tiene unas propiedades magníficas para la horticultura y para remedios caseros: la caléndula. Cura, sana, culito de rana La caléndula en sí, es un género al que pertenecen un total de 12 a 20 especies con pequeñas diferencias de color y tamaños. Es una planta de origen mediterráneo y asiático, conocida desde la antigüedad por indios y griegos, que puebla cualquier tipo de terreno y condiciones climáticas, prefiriendo zonas templadas. El mayor uso de la caléndula desde la antigüedad ha estado relacionado con la fitoterapia, por sus virtudes antisépticas y cicatrizantes. Es muy común la preparación de pomadas para heridas y pieles irritadas. Además, las hojas frescas pueden aplicarse directamente en las verrugas y los callos de los pies. La caléndula se reproduce por semillas que tienen el siguiente aspecto: Asociación de cultivos La caléndula, es una planta perfecta para realizar la asociación de cultivos en el huerto entre hortalizas y plantas con flores. Disponer de caléndula en el huerto evitará la aparición de ciertas plagas de insectos y gusanos. Las hortalizas que principalmente se pueden ver beneficiadas son las judías y las coles (y derivados de las mismas), ya que la caléndula realiza un efecto “insecticida” sobre los nematodos (gusanos que afectan a las raíces de las hortalizas). Otras hortalizas que agradecen mucho la presencia de caléndula son las solanáceas (tomates, pimientos, berenjenas, patatas) así como calabacines y pepinos, ya que evitan la aparición de los gusanos de los tomates, la mosca blanca...
Vermiculita

Vermiculita

El Huerto en tu Balcón: Vermiculita (Sustratos III) Hace unas semanas vimos otro tipo de sustrato, la perlita. Esta semana, el que vamos a ver tiene unas características muy parecidas: la vermiculita. Micas aquí y allà Como explicamos en el post de tipos de sustrato, la vermiculita es un sustrato inorgánico de origen natural. En concreto, la vermiculita es un mineral de la familia de las micas, siendo esta la familia de minerales más abundantes de la naturaleza (las micas a su vez, pertenecen a la familia de los silicatos, los cuales constituyen el 95 {d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227} de la corteza terrestre). Se suelen encontrar en la naturaleza con otros minerales, como son el cuarzo y el feldespato (granito). Pues bien, la vermiculita está compuesta básicamente por silicatos de aluminio, magnesio y hierro, los cuales se caracterizan por una fácil exfoliación en delgadas láminas flexibles, elásticas y muy brillantes. Pero el aspecto que presenta la vermiculita en la naturaleza es el que se puede ver en la siguiente fotografía. Al igual que la perlita, la vermiculita tiene la propiedad poco común de expandirse muchísimo cuando se la calienta lo suficiente. Características La presencia de agua en la vermiculita en estado natural, la dota de su característica principal. Al calentar la vermiculita a una temperatura adecuada, puede expandirse y exfoliarse hasta ocho veces su volumen inicial. Así pues, el mineral en crudo se ve sometido a un proceso en el cual se calienta con rapidez por encima de 870ºC, produciéndose una exfoliación en pequeñas láminas a medida que el agua se evapora, quedando un mineral transformado con baja densidad aparente y elevada porosidad. Como vimos en el post...