Compostaje

Compostaje

El Huerto en tu Balcón: Compostaje En este post vamos a dar unas pinceladas sobre el compostaje, qué es y como podemos llevarlo a cabo en nuestro jardín, patio o balcón, y qué obtendremos con ello. Todo se transforma La media de residuos generados por persona es de 1,6 Kg al día, siendo un 40{d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227} aproximadamente residuos orgánicos. Es decir, que cada día podríamos aprovechar 640 gr de residuos. Tratad de hacer el cálculo a la semana, al mes o al año, os quedaréis sorprendidos. En la naturaleza, tal y como introdujimos en el post sobre el ciclo del nitrógeno, se lleva a cabo un proceso cíclico donde la materia orgánica es sometida a una transformación biológica. La transformación la llevan a cabo organismos “descomponedores” (caracoles, gusanos, hongos y bacterias principalmente) que transforman los restos vegetales y animales en humus. Este humus es la capa que podemos ver en el bosque por todo el suelo, un sustrato perfecto de donde las plantas obtienen los nutrientes que necesitan. Si aplicamos el concepto de compostaje a nuestros hogares, podemos reproducir el proceso de la naturaleza con el aprovechamiento de los restos de la cocina y de plantas de nuestro jardín o balcón, obteniendo con ello un abono natural con el que retornar los nutrientes a la tierra, cerrando así el ciclo de la materia orgánica. El compostaje casero, además de aportar un beneficio para nuestras plantas y hortalizas, contribuye a la disminución (5 veces menor) de emisión de gases de efecto invernadero, ya que se reducen las emisiones del transporte de los residuos a las grandes plantas de compostaje. Dónde, cómo y cuándo La...
Mariquita

Mariquita

El Huerto en tu Balcón: Mariquita (Salud Hortalizas IV) Ayer, paseando por el campo, tuve la suerte de encontrarme con un insecto que me sugirió el post de hoy: una mariquita. Hoy volveremos a hablar de la salud de las hortalizas, en concreto de los beneficios de estos insectos que habitan el huerto. Caparazones de alas Las mariquitas son insectos de la familia de los coleópteros (escarabajos), en concreto su familia es la de los coccinélidos. Hay un total de 4.000 especies en esa familia, con una variabilidad de lunares y colores considerables. Si alguna vez habéis cogido en vuestras manos una mariquita, seguramente recordaréis el cosquilleo de sus patas y el tacto de su “caparazón”. Y lo pongo entre comillas porque en realidad ese caparazón no es más que un par de gruesas alas especializadas (élitros) para tapar las alas verdaderas que permiten volar al insecto. Primer mito roto sobre las mariquitas… ¡fascinante! Los colores vivos de las mariquitas, responden a la estrategia de advertencia hacia sus depredadores, los cuales relacionan los colores vivos a veneno. Incluso alguna especie de mariquita es venenosa, pero tranquilos, podrías comer un buen puñado de ellas sin que te afectara lo más mínimo. Dieta a base de pulgones En un huerto ecológico, en el que queramos respetar los mecanismos de la naturaleza, hay tres tipos de insectos que son deseables: los depredadores, los parasitoides y los polinizadores. Las mariquitas son auténticos depredadores de pulgones, hasta tal punto que, llegan a no poner huevos si no tienen asegurada la presencia de pulgones en la zona. El hecho es que, desgraciadamente, cada vez es más difícil encontrarse con mariquitas en...
Albahaca

Albahaca

El Huerto en tu Balcón: Albahaca (Salud Hortalizas III) En este post, volvemos a hablar de la salud de las hortalizas. Esta vez,vamos a hablar de una planta aromática muy presente en la cocina mediterránea: la albahaca. Al calor del sol La albahaca es una planta aromática de la familia de las lamiáceas (uno de los mayores grupos del reino vegetal), que tienen su origen en Oriente Medio y la India. Es una planta anual, lo cual quiere decir que la floración acaece al final de su ciclo, antes de que haya pasado un año desde su germinación. Es bien conocida en la cocina mediterránea, sobretodo en la gastronomía italiana con la salsa pesto. Sus hojas son muy apropiadas también para los huevos como para pescados o guisos. Incluso se puede elaborar aceite de sus hojas, que es rico en estragol, y con ello poder aderezar guisos de forma potente. La albahaca es una planta que podemos cultivar en exterior y en invernadero. Si lo hacemos en exterior, debe ser sembrada al inicio de la primavera (ya que es una planta que no soporta el frío), y si lo que hacemos es trasplantarla desde un semillero, debemos hacerlo a mediados de primavera. Si la cultivamos en invernadero, podremos disponer de sus hojas durante casi todo el año, mientras que si lo hacemos en el exterior, la floración de finales de verano traerá como consecuencia inevitable la muerte de la planta en otoño. El modo de reproducción de la albahaca es por semillas que aparecen en los ramilletes secos de sus flores estivales, las cuales tienen el siguiente aspecto. Para sembrar las...
El ciclo del nitrógeno y el compostaje

El ciclo del nitrógeno y el compostaje

El Huerto en tu Balcón: El ciclo del nitrógeno y el compostaje (Botánica III) La semana pasada explicamos unas nociones básicas sobre la alimentación de las hortalizas y los nutrientes que intervienen en dicho proceso. En el post de hoy, vamos a explicar el ciclo del nitrógeno e introduciremos el proceso de compostaje, dos conceptos básicos para entender una gran parte del mecanismo natural del que se sirven las plantas para alimentarse. El aire que respiramos El aire que respiramos es una mezcla de elementos químicos, resultado del origen de nuestro planeta, y de los procesos geológicos y climáticos que interactúan con los seres vivos. Básicamente, se puede reducir la composición a una mezcla de oxígeno y nitrógeno, pero sin que formen un compuesto, es decir, ambos están libres para combinarse con otros elementos y formar compuestos diversos. Todos los seres vivos dependen del nitrógeno que hay en nuestro planeta, ya que es la base de los aminoácidos, los cuales forman las proteínas que tienen funciones básicas para la vida y desarrollo de los seres vivos. Pero esta cantidad de nitrógeno que podemos encontrar en el aire, no está a disposición de los seres vivos si no se fija en la tierra de forma soluble, en concreto en forma de iones, tal y como explicamos en el post de alimentación de las hortalizas. Del final al principio… y otra vez al final Y bien, ¿cómo es posible que el nitrógeno llegue a fijarse en la tierra? Hay varias formas, pero en todas, la naturaleza es la clave de un proceso satisfactorio. Por un lado, los animales tienen la capacidad de transformar...