El Blog de El Huerto en tu Balcón

Bienvenido al Blog de El Huerto en tu Balcón, donde las palabras son los frutos de la experiencia que se quiere transmitir.

Un lugar donde plantear cuestiones y encontrar respuestas, consejos y trucos de horticultura que serán de utilidad.

Un foro de Horticultura Urbana Ecológica al alcance de cualquiera. ¡Sumérgete en nuestro blog!

El ciclo del nitrógeno y el compostaje

El Huerto en tu Balcón: El ciclo del nitrógeno y el compostaje (Botánica III) La semana pasada explicamos unas nociones básicas sobre la alimentación de las hortalizas y los nutrientes que intervienen en dicho proceso. En el post de hoy, vamos a explicar el ciclo del nitrógeno e introduciremos el proceso de compostaje, dos conceptos básicos para entender una gran parte del mecanismo natural del que se sirven las plantas para alimentarse. El aire que respiramos El aire que respiramos es una mezcla de elementos químicos, resultado del origen de nuestro planeta, y de los procesos geológicos y climáticos que interactúan con los seres vivos. Básicamente, se puede reducir la composición a una mezcla de oxígeno y nitrógeno, pero sin que formen un compuesto, es decir, ambos están libres para combinarse con otros elementos y formar compuestos diversos. Todos los seres vivos dependen del nitrógeno que hay en nuestro planeta, ya que es la base de los aminoácidos, los cuales forman las proteínas que tienen funciones básicas para la vida y desarrollo de los seres vivos. Pero esta cantidad de nitrógeno que podemos encontrar en el aire, no está a disposición de los seres vivos si no se fija en la tierra de forma soluble, en concreto en forma de iones, tal y como explicamos en el post de alimentación de las hortalizas. Del final al principio… y otra vez al final Y bien, ¿cómo es posible que el nitrógeno llegue a fijarse en la tierra? Hay varias formas, pero en todas, la naturaleza es la clave de un proceso satisfactorio. Por un lado, los animales tienen la capacidad de transformar...

Alimentación de las hortalizas

El Huerto en tu Balcón: Alimentación de las hortalizas (Botánica II) Hemos hablado en otros post de los tipos de sustratos. Una de las características relevantes era la cantidad de nutrientes que contenían. En el post de hoy, vamos a hablar sobre estos nutrientes y cómo de importantes son para las plantas en general, ya que de ellos depende la alimentación de las hortalizas. Macronutrientes y micronutrientes Las hortalizas necesitan una cantidad de energía para poder crecer, desarrollarse y reproducirse. Esta energía es obtenida mediante procesos que consiguen sustancias de su exterior, las cuales se sintetizan para obtener la energía necesaria. Estas sustancias son llamadas nutrientes. Existen dos tipos de nutrientes: los macronutrientes y los micronutrientes. La diferenciación radica en la cantidad relativa de dichos nutrientes en los tejidos vegetales. Así, los macronutrientes son los elementos que están presentes en los tejidos vegetales por encima del 0,1 {d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227}, y el resto se denominan micronutrientes. Los macronutrientes de las hortalizas y de las plantas en general son los siguientes: Nitrógeno (N) Fósforo (P) Potasio (K) Magnesio (Mg) Azufre (S) Calcio (Ca) Los macronutrientes más importantes, junto con el carbono (C), hidrógeno (H) y el oxígeno (O), son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, y son los constituyentes mayoritarios de las moléculas que forman la estructura de las plantas. A continuación, damos unas pinceladas sobre cada uno: Nitrógeno: es un nutriente que está relacionado con muchas funciones de las plantas, pero su papel más importante lo desempeña en la síntesis de la clorofila, ya que forma parte de esta. Es un nutriente muy soluble y que tiene una alta capacidad de ser almacenado...

Caléndula

El Huerto en tu Balcón: Caléndula (Salud Hortalizas II) En este post, volvemos a hablar de la salud de las hortalizas. Y vamos a hablar de otra planta con flor que tiene unas propiedades magníficas para la horticultura y para remedios caseros: la caléndula. Cura, sana, culito de rana La caléndula en sí, es un género al que pertenecen un total de 12 a 20 especies con pequeñas diferencias de color y tamaños. Es una planta de origen mediterráneo y asiático, conocida desde la antigüedad por indios y griegos, que puebla cualquier tipo de terreno y condiciones climáticas, prefiriendo zonas templadas. El mayor uso de la caléndula desde la antigüedad ha estado relacionado con la fitoterapia, por sus virtudes antisépticas y cicatrizantes. Es muy común la preparación de pomadas para heridas y pieles irritadas. Además, las hojas frescas pueden aplicarse directamente en las verrugas y los callos de los pies. La caléndula se reproduce por semillas que tienen el siguiente aspecto: Asociación de cultivos La caléndula, es una planta perfecta para realizar la asociación de cultivos en el huerto entre hortalizas y plantas con flores. Disponer de caléndula en el huerto evitará la aparición de ciertas plagas de insectos y gusanos. Las hortalizas que principalmente se pueden ver beneficiadas son las judías y las coles (y derivados de las mismas), ya que la caléndula realiza un efecto “insecticida” sobre los nematodos (gusanos que afectan a las raíces de las hortalizas). Otras hortalizas que agradecen mucho la presencia de caléndula son las solanáceas (tomates, pimientos, berenjenas, patatas) así como calabacines y pepinos, ya que evitan la aparición de los gusanos de los tomates, la mosca blanca...

Vermiculita

El Huerto en tu Balcón: Vermiculita (Sustratos III) Hace unas semanas vimos otro tipo de sustrato, la perlita. Esta semana, el que vamos a ver tiene unas características muy parecidas: la vermiculita. Micas aquí y allà Como explicamos en el post de tipos de sustrato, la vermiculita es un sustrato inorgánico de origen natural. En concreto, la vermiculita es un mineral de la familia de las micas, siendo esta la familia de minerales más abundantes de la naturaleza (las micas a su vez, pertenecen a la familia de los silicatos, los cuales constituyen el 95 {d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227} de la corteza terrestre). Se suelen encontrar en la naturaleza con otros minerales, como son el cuarzo y el feldespato (granito). Pues bien, la vermiculita está compuesta básicamente por silicatos de aluminio, magnesio y hierro, los cuales se caracterizan por una fácil exfoliación en delgadas láminas flexibles, elásticas y muy brillantes. Pero el aspecto que presenta la vermiculita en la naturaleza es el que se puede ver en la siguiente fotografía. Al igual que la perlita, la vermiculita tiene la propiedad poco común de expandirse muchísimo cuando se la calienta lo suficiente. Características La presencia de agua en la vermiculita en estado natural, la dota de su característica principal. Al calentar la vermiculita a una temperatura adecuada, puede expandirse y exfoliarse hasta ocho veces su volumen inicial. Así pues, el mineral en crudo se ve sometido a un proceso en el cual se calienta con rapidez por encima de 870ºC, produciéndose una exfoliación en pequeñas láminas a medida que el agua se evapora, quedando un mineral transformado con baja densidad aparente y elevada porosidad. Como vimos en el post...

Capuchina

El Huerto en tu Balcón: Capuchina (Salud Hortalizas I) Con el post de hoy empezamos la serie en la que hablaremos de la salud de las hortalizas. Vamos a tratar estos temas desde el punto de vista práctico, es decir, sin hacer una descripción muy metódica, y por supuesto lo haremos desde un criterio ecológico, utilizando la propia naturaleza como prevención y solución de los problemas de salud de nuestras hortalizas. Así que iremos describiendo plantas, remedios caseros y otros conceptos que beneficiarán la salud de nuestras plantas. Hoy empezamos por la capuchina. Sano condimento La capuchina es una planta originaria de Sudamérica, perenne y con una flor preciosa, que fue introducida en Europa en el siglo XVI para uso culinario. Su aspecto es el siguiente:   Sus tallos y hojas son carnosos, y su flor de un color llamativo. Se extienden con rapidez en prados y campos, y en las zonas mediterráneas son muy usuales. La capuchina se reproduce por semillas que tienen el siguiente aspecto: Lo que poca gente sabe es que son unas plantas con muchos beneficios para la salud, que se pueden utilizar en la cocina de muchas formas: condimento de potajes, ensaladas, tartas, aderezos. Tanto las hojas como las flores se comen y dan un toque especial a las comidas. A mi primero Además de las peculiaridades gastronómicas y para la salud humana, una de las virtudes de la capuchina, aunque pueda parecer contradictorio, es la capacidad para atraer plagas. La capuchina es una aliada perfecta en la horticultura ecológica, ya que es una planta “trampa”. Disponer capuchina cerca o entre cultivos que sean susceptibles de padecer plagas,...

Ciclo económico social

El Huerto en tu Balcón: ciclo económico social El Huerto en tu Balcón es un proyecto personal, y como tal, responde a ideas y valores que inevitablemente (y nos alegramos de que sea así) lo impregnan y le dan su esencia. En este post, vamos a tratar de explicar el concepto de ciclo económico social, en el que nuestro proyecto de empresa se integra. Producto o servicio… mejor experiencia Cuando un proyecto empresarial empieza, una de las primeras preguntas es si lo que se va a ofrecer es un producto o servicio. Así que ahí empiezan a influir nuestros valores y la visión que tenemos sobre algo tan simple como preguntarse, ¿qué puedo ofrecer que ayude a la sociedad? Respondiendo a esa pregunta, en El Huerto en tu Balcón nos dimos cuenta de que la horticultura puede ser el medio para conseguir muchos fines sociales, a nivel familiar, institucional y asociacional. El Huerto en tu Balcón ofrece experiencias: la experiencia de aprender, educar, divertirse, cultivar y recolectar a través de huertos de balcón o de jardín. Pretendemos acercar la horticultura ecológica al hogar, intentando que nuestros huertos sirvan para llenar de nuevo nuestros corazones de respeto hacia la naturaleza. Si conseguimos que al menos una mínima parte de nuestra labor sea fructífera, podremos darnos por satisfechos. Ese será nuestro granito de arena. Y esto ¿de dónde viene? Evidentemente, si pretendemos que lo que ofrece El Huerto en tu Balcón sirva para algo más que para obtener beneficios económicos, y trascienda a la sociedad, también debemos preguntarnos qué medios y materiales vamos a utilizar. En El Huerto en tu Balcón trabajamos con una materia prima muy susceptible de...

Monocotiledóneas y dicotiledóneas

El Huerto en tu Balcón: Plantas monocotiledóneas y dicotiledóneas (Botánica I) En este post, explicaremos algo sencillo sobre el aspecto de las hojas de las hortalizas con flor. Algo básico para aprender a distinguirlas desde que emergen a la superficie, y para entender el porqué de su aspecto. Plantas monocotiledóneas y dicotiledóneas, ¡ahí vamos! Las apariencias engañan Cuando empiezas a aprender a distinguir las plantas y hortalizas, te fijas en el aspecto de su tallo, sus hojas y sus frutos. Genial, pronto consigues familiarizarte con la mayoría por sus detalles inconfundibles. Pero entonces, el día que decides sembrar tus propias semillas para cultivar tus hortalizas, el aspecto de las hojas al salir del sustrato hacia el exterior te confunde, ya que esas hojas no tienen mucho que ver con el aspecto que tu tienes en la memoria. En la siguiente foto se puede ver la diferencia entre las primeras hojas de las espinacas (alargadas y rectas) y las siguientes en surgir (cortas y lanceoladas). Hortalizas con flor… ¿todas iguales? Bien, pues esa confusión con las hojas, me llevó hace tiempo a buscar el por qué, y descubrí la diferenciación entre los dos grandes tipos de plantas con flor (Angioespermas): las Monocotiledóneas y las Dicotiledóneas. La explicación a esta diferencia entre las primeras hojas y las que conocemos como características de la hortaliza, es que estas primeras no llegarán nunca a adultas, y su única función es la de abrirse paso hacia la superficie para poder suministrar a la planta el espacio para crecer. Sorprendente, ¿verdad? Así es la naturaleza, fascinante. Un poquito de botánica para dar una pincelada de ambas familias y...

Perlita

El Huerto en tu Balcón: Perlita (Sustratos II) La semana pasada vimos otro tipo de sustrato, la corteza de pino. Esta semana vamos a ver otro tipo con unas características similares pero con ciertas diferencias: la perlita. Desde las entrañas de un volcán Como explicamos en el post de tipos de sustrato, la Perlita es un sustrato inorgánico de origen natural, en concreto es de origen volcánico. La perlita es un vidrio volcánico, cuya característica especial es que tiene un contenido de agua relativamente alto. Esto es debido a que se forma mientras la lava se enfría rápidamente y hace que el agua se quede dentro de la estructura vidriosa final. Contiene un 70-75 {d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227} de silicio, con lo cual pertenece a la familia de los silicatos. La perlita aparece en la naturaleza, y tiene la propiedad poco común de expandirse muchísimo cuando se la calienta lo suficiente. De hecho, su aspecto en la naturaleza es de color gris o negro, siendo sometida a un tratamiento de expansión para darle el color blanco y las característica geométricas que podemos ver en el producto a la venta. Características La perlita es un material ligero y de granulometría pequeña, lo cual le dota de un alto grado de aireación. Al ser un material inorgánico, la perlita tienen mucha estabilidad, pero por contra, su contenido en nutrientes es nulo. Por otro lado, su capacidad de retención de agua es muy baja, aunque como ventaja es un material con un pH neutro que le dota de una baja agresividad hacia las raíces. También destaca su precio en el mercado, puesto que es un material fácil de obtener y de procesar,...

Corteza de pino

El Huerto en tu Balcón: Corteza de pino (Sustratos I) La semana pasada, después de haber definido el concepto de sustrato, dimos unas nociones básicas sobre los tipos de sustrato que podemos encontrar.  Hoy vamos a empezar con la primera entrega de la serie de posts de sustratos utilizados en horticultura, en concreto con la corteza de pino. La utilización de residuos Utilizar residuos para la elaboración de sustratos tiene un elevado valor medioambiental, ya que devuelve al ciclo productivo materiales desechados, y en muchos casos su manejo resulta muy problemático y caro. Además, la utilización de este tipo de materiales reduce la presión de explotación sobre los recursos naturales, los cuales no resisten altos ritmos de explotación sin ocasionar un gran impacto en el medioambiente. Uno de los materiales más utilizados para elaborar sustratos orgánicos es la corteza de pino compostada. Normalmente, las empresas que procesan y fabrican este tipo de sustrato, realizan un proceso de elaboración que asegura una completa esterilización, dando lugar a un sustrato libre de semillas, hongos, bacterias y virus, al tiempo que consiguen un sustrato estructurado e higroscópico, que potencia al máximo la capacidad de retención de agua del suelo, evitando a la vez su evaporación, y con un drenaje tan efectivo que prácticamente se anulan las posibilidades de encharcamiento. Características La corteza de pino, es un sustrato muy ligero con alto grado de aireación, dada la composición del mismo, lo que favorece la capacidad de permitir el crecimiento de las raíces. A pesar de estas ventajas, tiene como gran inconveniente una baja estabilidad, también una baja capacidad de retención de agua (en función...

Tipos de sustrato

El Huerto en tu Balcón: tipos de sustrato La semana pasada definimos qué es el sustrato de una forma general y básica. No es nuestra intención entrar en mayor profundidad sobre ello, pero sí dar unas pinceladas sobre los diferentes tipos de sustrato. Clasificación de sustratos La clasificación de sustratos más utilizada es la que los distingue entre sí por su composición, en concreto entre sustratos orgánicos e inorgánicos. Los sustratos orgánicos se pueden clasificar a su vez en tres tipos: Sustratos de origen natural, que tienen su origen en la biodescomposición. También se conocen como turbas. Sustratos de síntesis, que están constituidos por polímeros orgánicos no biodegradables, originados por síntesis química. Residuos y subproductos de actividades agrícolas, industriales y urbanas, los cuales deben ser compostados para adecuarlos como sustratos. Entre ellos está, por ejemplo, la fibra de coco. Por otro lado, los sustratos inorgánicos, también se clasifican en tres tipos: Sustratos de origen natural, cuya composición proviene de rocas o minerales, los cuales se suelen modificar en tamaño mediante procesos físicos como el machacado. Evidentemente, no son biodegradables, con lo cual, hay que tenerlo en cuenta. Rocas minerales transformadas, las cuales, después de un proceso físico, disponen unas características notablemente diferentes a su origen. Los más conocidos son la perlita, lana de roca, vermiculita o arcilla expandida. Subproductos y residuos industriales, compuestos por materiales de actividades industriales, como pueden ser las escorias de horno alto. ¿Qué sustrato elegir? Después de la clasificación teórica, podemos pasar a la práctica. Tal y como explicamos en el post anterior, el sustrato, además de dar sustento a la planta, es el lugar donde se desarrollan las raíces de la...

El sustrato

El Huerto en tu Balcón: el sustrato En El Huerto en tu Balcón queremos mostraros qué es un huerto urbano y cuál es la función de cada una de sus partes. Entender unos conceptos básicos puede ser la semilla que haga germinar el interés por vivir la experiencia de cultivar en vuestros hogares. Esta es la primera entrega, donde vamos a explicar nociones muy básicas sobre el sustrato. El medio de desarrollo En la agricultura a gran escala o en un pequeño huerto de jardín, las plantas nacen, crecen y dan sus frutos sustentándose y alimentándose de un medio, siendo normalmente la tierra, que tendrá una composición de nutrientes u otra en función de la zona. Así pues, el sustrato es el medio en el que se desarrolla una planta. Normalmente tendemos a asociar la palabra sustrato a abono, dado que se suelen vender en muchas multitiendas o grandes superficies sacos preparados para macetas, donde indican que tienen todo el preparado necesario. Efectivamente, es así, esos sacos contienen sustrato y abono. En la medida de lo posible, no recomendamos utilizar esos sacos (y menos para la horticultura), ya que suelen utilizar turba como sustrato (poco respetuosa con los bosques) y abonos en proceso de metabolización que pueden tener un olor muy desagradable y atraer muchos insectos. En definitiva, tenemos que quedarnos con la idea de que sustrato = tierra. Cualidades del sustrato Una buena elección del sustrato es crucial para el éxito de un huerto urbano, ya que es preferible usar sustratos adecuados que tengan más porosidad y permitan un mejor desarrollo de las raíces en volúmenes limitados. Las hortalizas necesitan sustratos ricos en nutrientes,...

El Huerto en tu Balcón… ¿Qué es? Empezando por el principio

El Huerto en tu Balcón: un proyecto de horticultura urbana ecológica El Huerto en tu Balcón es una forma de pensar plasmada en un proyecto de empresa. El Huerto en tu Balcón es una forma de concebir el día a día incorporando la naturaleza en pequeñas dosis, o todo lo grandes que uno pueda, en la vida de todos aquellos que no pueden disfrutarla directamente por muchos factores: vivir en la ciudad, no tener tiempo para escaparse al campo, no tener tiempo, trabajar demasiado… Todo empieza en el principio Desde mi infancia, la naturaleza y la horticultura han formado parte de mi vida, estando el respeto a la naturaleza, sus tiempos, sus secretos y sus detalles, en la base de mi educación. Si saberlo, aprendí cual es el ciclo de las plantas y los seres vivos, y que juntos coexisten en un pequeño ecosistema dentro del huerto. El compostaje fue algo que hacíamos en casa para aprovechar aquello que no necesitábamos en ese momento de las plantas, sabiendo que más adelante serían ellas mismas las que aportarían su ser a la tierra que las nutría. Coger con mis propias manos los añicos de ramas, hojas, frutos, triturados por bichitos que no sabía muy bien qué eran, pero sí lo que hacían, me impregnaba de fraternidad para con las plantas, y me empujaba a cuidarlas con mimo, dándoles el alimento que necesitaban al principio, como el niño que toma un buen desayuno por la mañana. El agua era un bien escaso que, en mis primeros pinitos como ingeniero, reconducía, almacenaba y transportaba para aprovechar hasta la última gota. Atardeceres enteros regando surcos y pozas, imaginando a...