ACTIVIDADES FORMATIVAS

 

¿Te interesa la horticultura pero nunca te has puesto “manos a la obra”?

¿Dispones de tiempo libre y te preocupa tu alimentación?

¿Te gustaría que tus hijos vivieran, en tu hogar o en la escuela, la experiencia de aprender todo sobre las hortalizas y verduras directamente con sus sentidos?

Ofrecemos actividades formativas para todo tipo de colectivos y edades.

Ajustamos los contenidos y el programa de las actividades formativas a las necesidades y expectativas definidas.

Ofrecemos proyectos educativos para colegios, institutos y centros con posibilidad de realizar actividades con estos colectivos, tanto si el cliente dispone de un trozo de terreno en las instalaciones, con posibilidades de adecuarlo como huerto de jardín, como si no es así, utilizando huertos de balcón adaptados para el uso.

Un huerto puede ser una oportunidad para compartir una experiencia divertida con niños y adolescentes, y además, formarles en valores. Sembrar y ver como de la semilla sale la planta y se va desarrollando, ayudará a pequeños y mayores a descubrir el ciclo de las plantas y los ciclos de la naturaleza.

Niños y adolescentes pueden participar activamente en todas las etapas del cultivo. Durante la siembra, el trasplante, la preparación de los sustratos o la observación de las plantas, pueden colaborar con los adultos manipulando la tierra y observando las distintas etapas de las hortalizas que se cultivan.

Estas actividades pueden ser una forma de adquirir pequeñas responsabilidades que sirvan para ver que su esfuerzo puede dar frutos. El riego es una tarea muy adecuada, ya que requiere de constancia y es un elemento fácil y divertido.

Recoger la recompensa de tanto esfuerzo, los hará sentirse satisfechos y orgullosos del trabajo realizado. Pero también es una buena ocasión para hacer más amigables las verduras y hortalizas, acercando a pequeños y mayores, de una manera divertida, a una alimentación variada y sana.

Para el colectivo de personas con algún tipo de discapacidad, ya bien sea intelectual, física o sensorial, ofrecemos actividades de horticultura adaptadas a sus capacidades y necesidades.

Igual que en el caso de niños y adolescentes, ofrecemos este servicio para centros ocupacionales, centros de día o residencias, ya bien dispongan de un terreno en sus instalaciones o simplemente un espacio diáfano, utilizando huerto de jardín o huertos de balcón respectivamente.

Algunas de las ventajas que ofrecen la horticultura y la jardinería como terapia, sin entrar en detalle, son las siguientes:

• Expresión Personal
• Sentirse útiles, aumento de la autoestima
• Importancia y adecuación a la edad
• Iniciativa y actividad autodirigida
• Actividades Laborales
• Sensación de libertad
• Interacción Social
• Optimismo
• Toma de decisiones
• Sensación de Seguridad
• Familiaridad
• Percepción del tiempo
• Actividad física
• Estimulación mental
• Estimulación de la memoria
• Estimulación sensorial
• Distracción del dolor o comportamientos compulsivos

El colectivo de las personas de la tercera edad, son usuarios adecuados para realizar actividades de huerto, aportándoles una mejora integral en su calidad de vida.

Ofrecemos actividades de horticultura adaptada a las necesidades de este colectivo, con las que se pueden trabajar diferentes áreas:
• Área cognitiva: memoria, rutinas, hábitos, atención, funciones ejecutivas, reminiscencia.

• Área emocional: afecto, autoestima, integración, relaciones.

• Área física: fuerza, agilidad, motricidad, movilidad.

Igual que en el caso de niños y adolescentes, ofrecemos este servicio para hogares del jubilado, centros de día o residencias, ya bien dispongan de un terreno en sus instalaciones o simplemente un espacio diáfano, utilizando huerto de jardín o huertos de balcón respectivamente.