El Huerto en tu Balcón… ¿Qué es? Empezando por el principio

El Huerto en tu Balcón… ¿Qué es? Empezando por el principio

El Huerto en tu Balcón: un proyecto de horticultura urbana ecológica

El Huerto en tu Balcón es una forma de pensar plasmada en un proyecto de empresa. El Huerto en tu Balcón es una forma de concebir el día a día incorporando la naturaleza en pequeñas dosis, o todo lo grandes que uno pueda, en la vida de todos aquellos que no pueden disfrutarla directamente por muchos factores: vivir en la ciudad, no tener tiempo para escaparse al campo, no tener tiempo, trabajar demasiado…

Todo empieza en el principio

Desde mi infancia, la naturaleza y la horticultura han formado parte de mi vida, estando el respeto a la naturaleza, sus tiempos, sus secretos y sus detalles, en la base de mi educación. Si saberlo, aprendí cual es el ciclo de las plantas y los seres vivos, y que juntos coexisten en un pequeño ecosistema dentro del huerto.

Lombriz El Huerto en tu Balcón Riego con manguera El Huerto en tu Balcón

El compostaje fue algo que hacíamos en casa para aprovechar aquello que no necesitábamos en ese momento de las plantas, sabiendo que más adelante serían ellas mismas las que aportarían su ser a la tierra que las nutría. Coger con mis propias manos los añicos de ramas, hojas, frutos, triturados por bichitos que no sabía muy bien qué eran, pero sí lo que hacían, me impregnaba de fraternidad para con las plantas, y me empujaba a cuidarlas con mimo, dándoles el alimento que necesitaban al principio, como el niño que toma un buen desayuno por la mañana.

El agua era un bien escaso que, en mis primeros pinitos como ingeniero, reconducía, almacenaba y transportaba para aprovechar hasta la última gota. Atardeceres enteros regando surcos y pozas, imaginando a gran escala esas micro infraestructuras hidráulicas, observando como las plantas cambiaban de aspecto al poco rato después de brindarles el refrescante alivio.

Lo más duro de niño era cosechar frutos, hojas y tubérculos, pues me cansaba al poco y, al no participar mucho de la cocina, no sentía que eso me fuera a aportar mucho más. Lo que de verdad me fascinaba, era lo que traían consigo frutos y flores. Las semillas constituían la magia de la vida y la muerte, donde el esfuerzo de los seres que quedan atrás, fructifica en el milagro de la germinación.

Y de pronto… todo vuelve

La adolescencia te aleja de muchas cosas, te envuelve en un halo misterioso que te empuja al auto-descubrimiento y a la necesidad de pertenencia. Todo ello, en el mundo en el que vivimos, te deja en medio de un torrente donde tienes que sobrevivir y decidir a la vez, donde no sabes muy bien como, finalmente acabas en una orilla (con suerte en la que querías), pero seguramente muy lejos de donde querrás llegar al final.

Y tras unos años, cuando tu vida a dado ya muchas vueltas, empiezan a volver a ella todas esas pequeñas cosas que ya no recordabas que te hacían feliz. Es como llegar a un punto intermedio de la ruta hacia la cima, y pararte a observar el camino andado, observando en silencio, desde la altura, todo aquello que dejas atrás. Es el momento de parar a relajarse y evaluar.

Entonces es cuando en mi vida volvió la horticultura, y volvió a mi hogar, a mi balcón. De ahí el nombre de El Huerto en tu Balcón. Libros e Internet me ayudaron con la construcción de mi primer huerto urbano, el cual aún conservo, pero tuve que aprender a cultivar en un espacio reducido, y sobretodo a controlar mis expectativas de obtener grandes cosechas. Y por supuesto volvió todo aquello que mi padre, mi maestro, me enseñó. Todo aquello que siempre supe que era tan valioso, pero que no tenía claro cuándo emergería a la superficie. Los dos, mano a mano, plantamos aquella tarde las primeras semillas, sin ser conscientes de todo lo que conllevaría ese gesto desde aquel preciso instante.

Cosecha de El Huerto en tu Balcón El Huerto en tu Balcón Toni Alpuente

El proceso me llevó a entender que un huerto en el balcón es una experiencia. Levantarse cada día y salir al balcón, haga frío o calor, para ver que tal los seres vivos que cuidas y mimas, es algo que te hace empezar el día con fuerzas. Al atardecer, cosechar de vez en cuando lo suficiente para una pequeña ensalada, y regar las hortalizas que han trabajado duro durante el día, es el mejor remedio contra el estrés de la vida diaria. Dentro, en el hogar, incorporas a tu cocina los productos que tú mismo has cultivado, aunque sólo sirvan para aderezar un plato. La experiencia de cultivar en tu hogar, es sólo una semilla que hará germinar en tu persona muchos valores.

Sostenibilidad, Autoconsumo, Educación, Ecología

Cuando llega el momento en el que te planteas ser padre, siempre nos preocupamos de si lo vamos a hacer bien o mal, y de cómo educaremos a nuestros hijos para que sean, sobretodo, buenas personas. En El Huerto en tu Balcón tenemos claro que, si hay algo que no deben perderse nuestros hijos, es la posibilidad de entender la naturaleza desde pequeños. ¿Cómo van a entender cosas como, que la comida no se tira, que los desperdicios se tiran a la basura, que se debe reciclar, que tienen que mostrar respeto hacia los demás, que deben observar y escuchar para comprender lo que sucede, que deben ser responsables, que deben cuidar sus cosas, y un largo etc, sólo porque sí, sin poder experimentar?

Hay dos problemas que, aunque parezcan opuestos, están a mi parecer muy relacionados y son homólogos. Por un lado está el hecho de hacer comprender a los niños que las plantas son seres vivos, algo que no es sencillo. Por otro lado, la respuesta que me encuentro a menudo respecto del cuidado de las plantas o un huerto urbano de balcón: “Todas las plantas que toco se me mueren”. En El Huerto en tu Balcón creemos que ambos problemas son susceptibles de ser “tratados” con una experiencia hortícola. Las plantas y hortalizas son seres vivos que necesitan agua, nutrientes, oxígeno y luz solar, cuatro sencillos factores que hay que saber detectar como “tengo sed”, “tengo hambre”, “necesito respirar” y “necesito energía”.

El Huerto en tu Balcón

Si adoptamos la educación sobre las plantas y hortalizas, tanto para niños como para adultos, como eje principal para entender nuestro entorno, los conceptos de sostenibilidad, ecología y autoconsumo, serán elementos que irán moldeando una identidad como personas dentro de un mundo que es de todos. Y de todos significa de los humanos y del resto de seres vivos, donde el respeto a la naturaleza nos dotará de conocimiento sobre los alimentos de los que nos abastecemos, y de cuál es la mejor manera de poder equilibrar en la balanza, economía y alimentación, tecnología y ecología, globalización y educación, etc., sin tener que prescindir de ninguna de las partes.

El futuro siempre llega

En El Huerto en tu Balcón, sabemos que el presente es efímero y por eso hay que disfrutarlo. Actuando en el presente construimos un mundo mejor que el futuro encontrará a su llegada. Todos nuestros esfuerzos como proyecto empresarial, se encaminan hacia la responsabilidad social y hacia la adaptación de nuestros productos para satisfacer las necesidades de nuestros clientes, echando mano de la innovación social y tecnológica.

¿Por qué no conseguir que nuestras plantas y hortalizas nos hablen? ¿Por qué no materializar sus necesidades en algo tangible para los niños? ¿Por qué no poder saber cómo está nuestro huerto y poder verlo desde cualquier parte del mundo?

Todos estos son los retos que nos planteamos cada día en El Huerto en tu Balcón. Porque el futuro siempre llega.

 

Consulta nuestro catálogo en síguenos en Facebook.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *