Monocotiledóneas y dicotiledóneas

Monocotiledóneas y dicotiledóneas

El Huerto en tu Balcón: Plantas monocotiledóneas y dicotiledóneas (Botánica I) En este post, explicaremos algo sencillo sobre el aspecto de las hojas de las hortalizas con flor. Algo básico para aprender a distinguirlas desde que emergen a la superficie, y para entender el porqué de su aspecto. Plantas monocotiledóneas y dicotiledóneas, ¡ahí vamos! Las apariencias engañan Cuando empiezas a aprender a distinguir las plantas y hortalizas, te fijas en el aspecto de su tallo, sus hojas y sus frutos. Genial, pronto consigues familiarizarte con la mayoría por sus detalles inconfundibles. Pero entonces, el día que decides sembrar tus propias semillas para cultivar tus hortalizas, el aspecto de las hojas al salir del sustrato hacia el exterior te confunde, ya que esas hojas no tienen mucho que ver con el aspecto que tu tienes en la memoria. En la siguiente foto se puede ver la diferencia entre las primeras hojas de las espinacas (alargadas y rectas) y las siguientes en surgir (cortas y lanceoladas). Hortalizas con flor… ¿todas iguales? Bien, pues esa confusión con las hojas, me llevó hace tiempo a buscar el por qué, y descubrí la diferenciación entre los dos grandes tipos de plantas con flor (Angioespermas): las Monocotiledóneas y las Dicotiledóneas. La explicación a esta diferencia entre las primeras hojas y las que conocemos como características de la hortaliza, es que estas primeras no llegarán nunca a adultas, y su única función es la de abrirse paso hacia la superficie para poder suministrar a la planta el espacio para crecer. Sorprendente, ¿verdad? Así es la naturaleza, fascinante. Un poquito de botánica para dar una pincelada de ambas familias y...