El ciclo del nitrógeno y el compostaje

El ciclo del nitrógeno y el compostaje

El Huerto en tu Balcón: El ciclo del nitrógeno y el compostaje (Botánica III) La semana pasada explicamos unas nociones básicas sobre la alimentación de las hortalizas y los nutrientes que intervienen en dicho proceso. En el post de hoy, vamos a explicar el ciclo del nitrógeno e introduciremos el proceso de compostaje, dos conceptos básicos para entender una gran parte del mecanismo natural del que se sirven las plantas para alimentarse. El aire que respiramos El aire que respiramos es una mezcla de elementos químicos, resultado del origen de nuestro planeta, y de los procesos geológicos y climáticos que interactúan con los seres vivos. Básicamente, se puede reducir la composición a una mezcla de oxígeno y nitrógeno, pero sin que formen un compuesto, es decir, ambos están libres para combinarse con otros elementos y formar compuestos diversos. Todos los seres vivos dependen del nitrógeno que hay en nuestro planeta, ya que es la base de los aminoácidos, los cuales forman las proteínas que tienen funciones básicas para la vida y desarrollo de los seres vivos. Pero esta cantidad de nitrógeno que podemos encontrar en el aire, no está a disposición de los seres vivos si no se fija en la tierra de forma soluble, en concreto en forma de iones, tal y como explicamos en el post de alimentación de las hortalizas. Del final al principio… y otra vez al final Y bien, ¿cómo es posible que el nitrógeno llegue a fijarse en la tierra? Hay varias formas, pero en todas, la naturaleza es la clave de un proceso satisfactorio. Por un lado, los animales tienen la capacidad de transformar...
Alimentación de las hortalizas

Alimentación de las hortalizas

El Huerto en tu Balcón: Alimentación de las hortalizas (Botánica II) Hemos hablado en otros post de los tipos de sustratos. Una de las características relevantes era la cantidad de nutrientes que contenían. En el post de hoy, vamos a hablar sobre estos nutrientes y cómo de importantes son para las plantas en general, ya que de ellos depende la alimentación de las hortalizas. Macronutrientes y micronutrientes Las hortalizas necesitan una cantidad de energía para poder crecer, desarrollarse y reproducirse. Esta energía es obtenida mediante procesos que consiguen sustancias de su exterior, las cuales se sintetizan para obtener la energía necesaria. Estas sustancias son llamadas nutrientes. Existen dos tipos de nutrientes: los macronutrientes y los micronutrientes. La diferenciación radica en la cantidad relativa de dichos nutrientes en los tejidos vegetales. Así, los macronutrientes son los elementos que están presentes en los tejidos vegetales por encima del 0,1 {d0a39ea0434b4f65ec8df1d3db5a3c8c3e5b812d65dee7e66aa518a803336227}, y el resto se denominan micronutrientes. Los macronutrientes de las hortalizas y de las plantas en general son los siguientes: Nitrógeno (N) Fósforo (P) Potasio (K) Magnesio (Mg) Azufre (S) Calcio (Ca) Los macronutrientes más importantes, junto con el carbono (C), hidrógeno (H) y el oxígeno (O), son el nitrógeno, el fósforo y el potasio, y son los constituyentes mayoritarios de las moléculas que forman la estructura de las plantas. A continuación, damos unas pinceladas sobre cada uno: Nitrógeno: es un nutriente que está relacionado con muchas funciones de las plantas, pero su papel más importante lo desempeña en la síntesis de la clorofila, ya que forma parte de esta. Es un nutriente muy soluble y que tiene una alta capacidad de ser almacenado...